¿Es Bueno Usar Rodilleras Para Correr?

Share on facebook
Share on pinterest
Share on print

¿Es Bueno Usar Rodilleras Para Correr?

Share on facebook
Share on pinterest
Share on print
Rodilleras para correr

¿Es bueno usar rodilleras para correr?

Es bueno usar rodilleras para correr si te estás recuperando de una lesión de rodilla y un profesional (médico, fisioterapeuta, entrenador) te lo ha indicado.

Hoy en día el running está ganando muchos aficionados y por esta razón también se están comercializando cada vez más complementos para corredores, entre ellos las rodilleras.

Pero es importante tener presente que solo debes usar rodilleras para correr si así te lo ha recomendado un profesional de la salud.

A continuación vamos a explicar cuáles son las lesiones de rodilla más frecuentes en corredores, qué es una rodillera deportiva, cómo y cuándo debes usarla,  cuáles las mejores rodilleras para correr que existen, qué funciones cumplen y también, cómo puedes proteger una rodilla sana para disminuir el riesgo de futuras lesiones.

Lesiones de rodilla más frecuentes en corredores

Las lesiones de rodilla son muy comunes en los corredores. Las más frecuentes son las siguientes:

  • Dolor patelofemoral o rodilla del corredor. Es uno de los problemas más frecuente en corredores y sucede cuando la rótula roza con el fémur al correr, provocando dolor en la zona anterior de la rótula, que puede irradiar hacia el fémur.
  • Periostitis tibial. Es la inflamación de la membrana que recubre la tibia (periostio). Al correr, el impacto del pie contra el suelo hace que el músculo se contraiga y vibre más en la unión con el hueso, provocando esta inflamación. El dolor suele encontrarse en la zona inferior anterior o posterior de la tibia, siendo el primero el más frecuente.
  • Tendinopatía rotuliana. Esta es otra de las lesiones deportivas más frecuentes en personas que saltan, trotan o corren sobre superficies duras. Debido a la sobrecarga el tendón de la rótula se inflama, provocando dolor alrededor o en la parte posterior de la rodilla.
  • Condromalacia patelar. Esta afección ocurre cuando el cartílago de la articulación se desgasta, provocando un roce o sensación de chirrido al extender la rodilla. Se caracteriza por un dolor del cartílago, agudo, como un pellizco.

Durante la recuperación de esta u otros problemas, al retomar la actividad deportiva es posible que el médico traumatólogo o fisioterapeuta indique el uso de una rodillera deportiva.

¿Qué es y cómo funciona una rodillera deportiva? 

La rodillera es un accesorio en forma de banda, confeccionada en materiales elásticos como neopreno, espuma de poliuretano, caucho, o silicona, entre otros, con un diseño anatómico pensado para un ajuste perfecto alrededor de la rodilla.

Las rodilleras deportivas están diseñadas para ejercer una presión externa sobre la articulación. Se colocan al momento de realizar deporte con el objetivo de brindar mayor estabilidad a la rodilla, favoreciendo la recuperación de lesiones.

La compresión ayuda a los ligamentos y músculos de la rodilla a soportar el peso del cuerpo. Cuando una persona está de pie, sus rodillas reciben mucha presión, lo cual no es un problema para las personas que tienen rodillas sanas, pero lo es para quienes se están recuperando de lesiones de rodilla. La rodillera permite la movilidad de la persona sin sobrecargar demasiado las rodillas, favoreciendo de esta manera la recuperación de lesiones.

Cómo y cuándo debes utilizar rodilleras para correr

Cuando un corredor sufre una lesión grave en la rodilla es posible que el médico o fisioterapeuta encargado del tratamiento indique, como parte de la rehabilitación, el uso de una rodillera articulada o rodillera de compresión cuando comienzan a correr nuevamente, para recuperar poco a poco la movilidad de la articulación y evitar posibles lesiones en el futuro.

Sin embargo los profesionales de la salud también pueden recomendar el uso de rodilleras a los deportistas que padecen lesiones leves, como molestias o pinchazos en la rodilla, para la prevención de lesiones mayores al momento de practicar su deporte.

También es importante saber cómo colocarse correctamente las rodilleras para correr, ya que una mala colocación puede empeorar el dolor de rodilla. Algunas rodilleras cuentan con tiras de velcro que unen un extremo con el otro, para lograr un ajuste cómodo, adaptado a cada persona. 

Algo que es importante al momento de colocarla es no ajustarla demasiado, de forma que impida el movimiento o dificulte la circulación sanguínea en la zona. Por el contrario, la rodillera debe permitir el movimiento natural de la articulación, brindando soporte al mismo tiempo.

Las rodilleras para hacer deporte tienen un diseño especial. Existen diferentes tipos de rodillera para correr, productos que se adaptan a las distintas necesidades que pueda tener el deportista según su tipo de lesión, entre otros factores.

Tipos de rodilleras para correr

A continuación vamos a hablar de los diferentes tipos de rodilleras para correr que puedes encontrar en el mercado, y cuáles son las mejores rodilleras para cada situación.

Rodillera de neopreno

Muchas rodilleras deportivas son confeccionadas con neopreno, ya que este material brinda calor y presión estable al mismo tiempo, permitiendo un amplio rango de movimiento.

En el mercado encontrarás una gran cantidad de modelos con diseño antideslizante, pero para poner un ejemplo concreto, mencionaremos la Lepfun S5200 Profesionales, rodillera apta para personas que desean salir a correr o hacer senderismo y se están recuperando de una lesión.

Estas rodilleras tienen cintas de velcro que permiten regular la medida hasta lograr un perfecto ajuste de fuerza alrededor de la articulación.

Rodillera deportiva de compresión

La rodillera elástica de compresión gym tiene un diseño especial con bandas de silicona que ejercen presión sobre toda la rodilla para brindar estabilidad a la articulación.

Es ideal para quienes se están recuperando de lesiones de menisco o lesiones de ligamentos y desean salir a correr, hacer baloncesto, senderismo, o cualquier otro deporte que implique un cierto impacto en las articulaciones.

Rodillera articulada

Las rodilleras articuladas cuentan con flejes o barras laterales flexibles, de aluminio o plástico, que limitan en mayor medida los movimientos de la rodilla. Su diseño ergonómico permite utilizarlas con comodidad, mientras brindan soporte y protección a la articulación.

Se puede utilizar para la recuperación de diferentes tipos de lesiones de rodilla: como por ejemplo, lesión de meniscos, lesión de ligamento lateral, ligamentos cruzados, tendón rotuliano, etc.

Protector de rodilla – Correa rotuliana

Esta es otra opción muy popular para el alivio del dolor en la rodilla: el protector de correa rotuliana. Se trata de una correa de silicona antideslizante u otro material que se coloca justo por debajo de la rótula, para ejercer una presión estable sobre el tendón rotuliano.

De esta forma, es posible disminuir las molestias y los dolores de rodilla asociados a tendinitis de la rótula y enfermedad de Osgood-Schlatter, entre otras.

Recordemos que para disminuir la posibilidad de lesión también es importante realizar calentamiento antes de salir a correr, así como ejercicios de estiramiento antes y después de realizar cualquier tipo de trabajo deportivo. En caso de que se presenten molestias o dolores permanentes o recurrentes, debes consultar al médico.

Ventajas de correr con rodilleras

Cuando un deportista se está recuperando de una lesión en la rodilla, es importante que el movimiento de la articulación se recupere paulatinamente. Las rodilleras son una excelente opción para lograr una mejor rehabilitación, ya que presentan los siguientes beneficios:

  • Ayudan a disminuir el dolor. El ajuste adecuado de la rodillera ejerce una cierta presión externa sobre la articulación, brindando soporte y estabilidad. De esta forma, se evita que los ligamentos o tendones lesionados se muevan demasiado o soporten demasiada presión interna, aliviando de esta manera el dolor.
  • Aportan calor. Algunas rodilleras también ayudan a mantener el calor alrededor de la rodilla, estimulando el flujo sanguíneo en la musculatura de la zona, lo cual puede favorecer la recuperación de la lesión.

Cómo cuidar una rodilla sana al correr

Si tus rodillas están sanas, no necesitas una rodillera para salir a correr. A continuación te presentamos algunos tips importantes que pueden ayudarte a prevenir lesiones y mantener tus rodillas sanas al momento de practicar tu deporte favorito.

  • Fortalecer los músculos, especialmente el cuádriceps. El cuádriceps es el músculo más importante que ayuda a mantener la estabilidad en la rodilla y a evitar lesiones.
  • Elegir unas zapatillas adecuadas para correr. Un experto podrá ayudarte a elegir unas zapatillas adecuadas según la forma de tu pie, tu pisada y la superficie sobre la cual corres habitualmente.
  • Evitar correr siempre sobre superficies duras. Siempre es buena idea alternar superficies duras como el asfalto, con otras más blandas, como el césped o la tierra.
  • Realizar calentamiento previo y estiramientos antes y después de salir a correr. Estos ejercicios preparan al cuerpo para correr y ayudan a la recuperación de músculos y articulaciones después del entrenamiento, para disminuir la posibilidad de lesión.

Esperamos que este artículo te haya sido útil. Si tienes actualmente una lesión de rodilla, recuerda siempre seguir las indicaciones del médico y utilizar correctamente la rodillera para correr. Y si tus rodillas están sanas, sigue los consejos que presentamos anteriormente para tratar de prevenir futuras lesiones.

tags

Leave a Reply

Your email address will not be published.